La Ley de la Potencialidad Pura : El Poder Creador del Ser

Posted by on Aug 9, 2017
La Ley de la Potencialidad Pura : El Poder Creador del Ser

La fuente de toda Creación es la conciencia pura, la potencialidad pura que busca expresarse para pasar de lo inmanifiesto a lo manifiesto, de lo intangible a lo tangible. Cuando nos damos cuenta de que nuestro verdadero Ser es la potencialidad pura, nos alineamos con esa chispa divina que somos, alimentando el poder creador del Yo para dar vida a todo aquello que quiere el corazón. 

La Ley de la Potencialidad Pura es una de las siete leyes espirituales, desarrolladas por Deepak Chopra basada en los grandes principios universales de la creación. Esta Ley se basa en el hecho de que el Ser Humano, en su estadío esencial, es conciencia pura, y solamente la intimidad con nuestro Ser puede hacer surgir nuestro gran poder creador. La potencialidad pura es la naturaleza intrínseca del ser humano y su conciencia permite a nuestra chispa divina crear.

El Ser Humano es una chispa divina, es decir, una luz encarnada en un cuerpo, una parte esencial de la Gran Creación, el Sol, Universo, Dios, Gran Espíritu, o como queramos llamar a ese Centro que da vida a todas las cosas. Bajo este concepto se erigen todas las tradiciones espirituales del mundo, así como la correlación entre el Micro-Cosmos y el Macro-Cosmos.

El campo de la po­tencialidad pura es nuestro propio Ser. Y cuanto más desarrollemos nuestra propia naturaleza, más cerca estaremos de ese campo de potencialidad pura.

La conciencia pura es potencialidad pura; es el campo de todas las posibilidades y de la creati­vidad infinita. La conciencia pura es la esen­cia espiritual que somos. Y cuando podemos descubrir y ser conscientes de nuestra naturaleza esen­cial, y experimentamos realmente quiénes somos, ese solo conocimiento encierra la capacidad de convertir en realidad todos los sueños, porque el Ser Humano es la posibilidad eterna de la creación en la Tierra, el potencial inconmensura­ble de todo lo que fue, es y será.

Bien. Estamos en un GRAN momento para tomar nueva conciencia de quiénes somos, identificar nuestro Yo Pequeño (el Ego) y nuestro Yo Superior (el Ser), y abrirnos a la bendición de poder crear en base a ello. La Temporada Leo 2017 es doblemente especial porque, como ya te conté, tendremos 2 Lunas Nuevas bajo este signo, que representa el arquetipo del Rey, el liderazgo y la creación del Yo. Además, los Eclipses que enfatizan el poder del cambio. Por eso, te sugiero leas este post, y te animes a tomar nueva conciencia sobre tu Ser, tu esencia creadora que da vida a lo que quiere.

Vivir de acuerdo con el Yo Superior significa que el pun­to interno de referencia es el propio espíri­tu, y no los objetos de nuestra experiencia. Lo contrario de la auto-referencia es la referencia al objeto. Cuando se vive según la referencia al objeto, se está siempre influido por las cosas que están fuera del Yo; entre ellas están las si­tuaciones en las que el ser humano se involucra, las circunstancias, y las personas y las cosas que lo rodean. Cuando se vive según la referencia al ob­jeto, se busca constantemente la aprobación de los demás. Los pensamientos y comporta­mientos esperan constantemente una respuesta. La vida, por tanto, se basa en el temor.

Cuando se vive según la referencia al obje­to, también se siente una intensa necesidad de controlarlo todo. Se siente una intensa necesidad de tener poder externo. La necesidad de aprobación, la necesidad de controlar las cosas y de tener po­der externo se basan en el temor. Esta forma de poder no es el de la potencialidad pura, ni el po­der del Yo, o poder real. Cuando se experimenta el poder del Yo no hay temor, no hay necesi­dad de controlar, y no hay lucha por la aprobación o por el poder externo.

Cuando se vive según la referencia al obje­to, el punto de referencia interno es el Ego. Sin embargo, el Ego no es lo que realmente es el Ser. El Ego es la autoimagen, la máscara social, es el rol que estamos desempeñando, la personalidad, el carácter, el Yo Pequeño. A la más­cara social le gusta la aprobación; quiere contro­lar, y se apoya en el poder porque vive en el temor. El verdadero Yo, que es el espíritu, el Yo Superior, el Ser, está completamente libre de esas cosas. Es inmune a la crítica, no le teme a ningún desafío y no se siente inferior a nadie. Y, sin embar­go, es humilde y no se siente superior a nadie por­que es consciente y admira cada chispa divina encarnada.

Ésa es la diferencia esencial entre la referen­cia al objeto y la auto-referencia. En la auto-refe­rencia, se experimenta el verdadero Ser, el cual no les teme a los desafíos, respeta a todo el mundo y no se siente inferior a nadie. Por tanto, el poder del Yo Superior es el verdadero poder creador de nuestro Ser.

El poder basado en la referencia al objeto, en cambio, es falso. Siendo un poder que se basa en el Ego, existe únicamente mientras exista el obje­to de referencia. Si la persona tiene cierto título, si es el presidente del país o el presidente de la junta directiva de una corporación o si tiene muchí­simo dinero, el poder de que disfruta está ligado al título, al cargo o al dinero. El poder basado en el Ego dura solamente lo que duran esas cosas. Apenas desaparezcan el título, el cargo y el dine­ro, desaparecerá el poder.

El poder del Yo Superior es permanente porque se basa en el conocimiento del Ser, y este poder tiene ciertas características: atrae la gente hacia nosotros y también atrae las cosas que de­seamos; magnetiza a las personas, las situacio­nes y las circunstancias en apoyo de los de­seos.

Esto es lo que se conoce también como apoyo de las leyes de la naturaleza. Es el apoyo de la di­vinidad; es el apoyo que se deriva de estar en un estado de gracia. Este poder es tal que se disfruta de un vínculo con la gente y la gente disfruta de un vínculo con nosotros. Es el poder de esta­blecer lazos, lazos que emanan del verdadero amor.

¿Cómo se puede aplicar la Ley de la Potenciali­dad Pura en la vida? 

Si se quiere disfrutar de los benefi­cios del campo de la potencialidad pura, si se quiere utilizar plenamente la creatividad inherente a la conciencia pura, al poder creador del Ser, se debe tener acceso a ella. Una manera de tener acceso al campo de la po­tencialidad pura es por medio de la práctica dia­ria del silencio, de la meditación y del hábito de no juzgar. Pasar algún tiempo en contacto con la naturaleza también nos brinda acceso a las cuali­dades inherentes al campo: creatividad infinita, libertad y felicidad.

Silencio : Practicar el silencio significa comprometerse a destinar cierta cantidad de tiempo sencillamente a ser. Tener la experiencia del silencio significa renunciar periódicamente a la actividad de ha­blar. También significa renunciar periódicamen­te a actividades tales como ver televisión, escuchar radio, o leer. Si nunca se da la oportunidad de experimentar el silencio, esto crea una turbu­lencia en el diálogo interno. Destinar un corto tiempo de vez en cuan­do a experimentar el silencio. O sencillamente comprometer a hacer silencio durante un determinado tiempo todos los días. Podrían ser dos horas, o si eso parece mucho, hacerlo durante una hora. Y de vez en cuando dedicar un período largo a experimentar el silencio, por ejemplo todo el día, o dos días, o hasta una semana.

Cuando calla el diálogo in­terior, se empieza a experimentar la quietud del campo de la potencialidad pura.

Meditación : Practicar el silencio periódicamente, en el momento que más se esté cómodo, es una manera de experimentar la ley de la potencialidad pura. Otra manera es dedicar un tiempo todos los días a la meditación. Lo ideal es meditar por lo menos durante treinta minutos por la mañana y treinta minutos por la noche. Por medio de la medita­ción aprenderemos a experimentar el campo del silencio puro y la conciencia pura. En ese campo del silencio puro está el campo de la correlación infinita, el campo del poder organizador infinito, el terreno último de la creación donde todo está conectado inseparablemente con todo lo demás.

La quietud es el pri­mer requisito para manifestar los deseos, por­que en la quietud reside la conexión con el campo de la potencialidad pura, el cual puede or­ganizar una infinidad de detalles para las personas.

No Juzgar : Otra manera de entrar en el campo de la po­tencialidad pura es por medio de la práctica del hábito de no juzgar. Juzgar es evaluar constante­mente las cosas para clasificarlas como correctas o incorrectas, buenas o malas. Cuando se está constantemente evaluando, clasificando, rotulan­do y analizando, se crea mucha turbulencia en el diálogo interno. Esa turbulencia frena la energía que fluye entre nosotros y el campo de la potencialidad pura. Literalmente, comprimimos el espacio entre un pensamiento y otro.

Ese espacio es la conexión con el campo de la potencialidad pura. Es el estado de conciencia pura, el espacio silencioso entre los pensa­mientos, la quietud interior que se conecta con el poder verdadero. El hábito de no juzgar crea silencio en la mente. Por tanto, es buena idea comenzar el día con esa afir­mación. Y durante todo el día, recordarla cada vez que se juzgue. Si pare­ce muy difícil practicar este procedimiento du­rante todo el día, entonces sencillamente decir:”No juzgaré nada durante las próximas dos horas” o “Durante la próxima hora, pondré en práctica el hábito de no formar juicios”. Después se podrá ampliar gradualmente el tiempo.

Además, pasar un tiempo con la naturaleza nos permitirá sentir la interacción armoniosa de todos los ele­mentos y las fuerzas de la vida, y experimentar un sentimiento de unidad con todas las cosas de la vida. Esa conexión con la inte­ligencia de la naturaleza también ayudará a lograr el acceso al campo de la potencialidad pura.

Debemos aprender a ponernos en contacto con la esencia más íntima del Ser, y en ese sentido la naturaleza nos guía. Cuanto más sintonizados estemos con la mente de la naturaleza, mayor acceso tendrán a su creatividad infinita e ilimitada.

El acceso a la esencia verdadera también permitirá que podamos observarnos en el espejo de las rela­ciones interpersonales, porque toda relación es un reflejo de la relación que tenemos con nosotros mismos.

Solamente la intimidad con nuestro Ser podrá hacer surgir la verdadera integración que nos hace vivir como seres completos. Esa ver­dadera esencia está más allá del Ego; no teme, es libre, es inmune a la crítica, no es inferior ni superior a na­die, y está llena de magia, misterio y encanto. La potencialidad pura es la naturaleza intrínseca del ser humano.

 

Ley de Potencialidad Pura - Deepak Chopra - Blog de Astrologia

Conoce Las Siete Leyes Espirituales de Deepak Chopra

2 Comments

  1. Magali
    August 9, 2017

    Hermoso y muy enriquecedor!!! Simplemente Gracias!!!

    Reply
    • Carolina G
      August 9, 2017

      Gracias! 🙂
      Abrazote

      Reply

Leave a Reply

CLUB DE SUSCRIPTORES BY CAROLINA G
Unirte al Club implica recibir nuestro Newsletter con el clima astrológico del momento y las últimas novedades. 
Es gratis, semanal y abierto a todos aquellos que quieran alinearse con las energías del Cielo y la Tierra.
Respetamos siempre tu privacidad